¿Por qué me siento así? Conociendo el concepto de autoestima

En el artículo de hoy vamos a hablar sobre un concepto muy conocido, pero sobre el que a su vez hay mucha desinformación, hablamos de la autoestima.

¿Qué es?

La autoestima es un sentimiento valorativo de nuestro conjunto de rasgos corporales, mentales y espirituales que forman la personalidad. Algunos estudios señalan que empezamos a formar nuestro concepto de autoestima a partir de los cinco o seis años de edad que es cuando empezamos a hacernos una idea de como somos vistos por el resto de las personas de nuestro entorno, a partir de ese momento se va formando nuestra autoestima en función de todos los pensamientos, sentimientos, sensaciones y experiencias que sobre nosotros mismos vamos incorporando a lo largo de nuestra vida.

¿Qué tipos de autoestima hay?

Esta pregunta es un poco complicada de responder porque depende mucho del autor o libro donde se busque, en algunos sitios piensan que hay tres tipos y en otros hasta nueve, la categorización que más nos gusta en Psicomienza es aquella que divide los tipos de autoestima en cuatro posibles escenarios:

Autoestima alta y estable: hablamos de que una persona tiene una autoestima alta cuando las circunstancias y acontecimientos de la vida tienen poca influencia sobre su autoestima, es decir, que ni las situaciones ni las personas modifican cómo se sienten consigo mismas porque tienen claro cuales son sus virtudes y defectos y se quieren y valoran tal y como son.

Autoestima alta e inestable: este tipo de autoestima alto, al contrario que en el caso anterior, no se mantiene en el tiempo y esto es debido a la valoración tan positiva que este tipo de personas hacen sobre sí mismos llegan a rozar en ocasiones el narcisismo (admiración excesiva y exagerada que hace una persona sobre sí misma, por su aspecto físico o por sus dotes) y en el momento que cometen un error o que alguien del entorno no les vea igual a como se ven ellos hará que esto afecte a su autoestima.

Autoestima baja y estable: Son aquellas personas que independientemente de lo que le digan o de lo que ocurra (sea favorable o no) su autoestima baja no se modifica ya que tienen instaurada una imagen sobre si mismos basada en la infravaloración y en que nunca estarán a la altura de las circunstancias por eso ni se molestan en intentar cambiarlo (este tipo de autoestima es muy frecuente en personas con tendencias depresivas ya que ven los logros como fruto de algo ajeno a ellos).

Autoestima baja e inestable: Son personas que son muy influenciables por todos los eventos externos, es decir, si obtienen un logro su autoestima sube pero poco tiempo después vuelve a bajar y así va fluctuando según la obtención de éxitos y fracasos.

¿Cuáles son las causas de la autoestima baja?

Aunque las causas pueden ser muy variadas y normalmente no se debe a un solo hecho puntual sino a un cómputo de distintas cosas que se van gestionando erróneamente a lo largo de nuestra vida sí que hay algunas experiencias que han mostrado alta correlación con la creación y mantenimiento de una baja autoestima como por ejemplo:

  • Haber sido víctima de abusos sexuales.
  • No haber cubierto las necesidades básicas durante la infancia.
  • Haber sufrido acoso escolar.
  • Haber padecido alguna enfermedad.
  • Haber experimentado la muerte de algún ser querido.

Estas son solo algunas aunque hay muchas más e incluso en muchos de los casos no son causas tan evidentes.

Conceptos que conforman la autoestima

Hay tres conceptos que están muy relacionados con la autoestima, de hecho la suma de ellos nos dará una pista clara de en cuál de los tipos de autoestima que hemos mencionado anteriormente nos encontramos.

Autorrespeto: como su propio nombre indica es la capacidad de respetarnos a nosotros mismos, algo que suena fácil pero que es mucho más difícil de llevar a la práctica de lo que parece. La gente con baja autoestima suele faltarse el respeto continuamente, aunque sea de manera inconsciente, con sus continuos pensamientos negativos y las descalificaciones continuas a sus capacidades y aptitudes. Muchas veces en sesión tengo pacientes con baja autoestima y me dicen que no entienden por qué, sin embargo si les preguntas cómo se hablan así mismos te dicen que suelen decirse cosas como “eres tonto” “no vales para nada” “a nadie le importa tu opinión” y decirse esto a uno mismo día tras día tiene una gran repercusión en nuestra autoestima.

Si mejoramos el respeto que nos tenemos a nosotros mismos, conseguiremos un mayor respeto de las personas que nos rodean, mejorará nuestra relación con ellas y nuestra autoestima por ende también aumentará.

Autoaceptación: este segundo concepto también es clave porque es fundamental que una persona sea capaz de ver y reconocer tanto sus defectos como sus virtudes de forma realista y se acepte tal y como es, si se produce esta aceptación entonces seremos mucho más estables y nos afectará menos lo que ocurra de forma externa (autoestima alta y estable) y aunque esto no significa que no cambiemos aquellas cosas que debemos mejorar si que nos permitirá permanecer estables y sintiéndonos bien con nosotros mismos.

Autoconcepto: este último concepto se refiere a la opinión que una persona tiene de sí misma, lo que ella cree acerca de sus habilidades, cualidades positivas y negativas, valores… como se puede observar es el más parecido a lo que comúnmente se conoce como autoestima pero en este caso podemos tener diferentes autoconceptos según nuestros diferentes roles (como hijos, como pareja, como amigo, como estudiante…)


¿Por qué es tan importante tener una buena autoestima?

La autoestima es fundamental para nuestro desarrollo personal, como hemos explicado previamente tener una autoestima alta y estable significa saber que somos valiosos y capaces, nos ayuda a relacionarnos con nuestro entorno de una forma positiva y sana, las consecuencias negativas de tener una autoestima baja son muy diversas y de diferentes grados de gravedad, algunas de ellas (las más frecuentes) son el insomnio, el aislamiento, dependencia emocional, mantenimiento de relaciones tóxicas, la depresión, adicciones, la hipertensión, trastornos alimenticios y las autolesiones (incluido el suicidio).

¿Cómo podemos mejorar nuestra autoestima?

Lo mejor en estos casos, como siempre os decimos, es acudir a un profesional que descubra las causas que nos han llevado a tener una baja autoestima y debido a qué factores la seguimos manteniendo en el tiempo, además nos proporcionará pautas en terapia para ir mejorando poco a poco a través de ejercicios prácticos que nos ayuden a tener una autoestima alta y estable. Aun así, hay miles de artículos en internet que te dicen qué cosas se deben de hacer aunque por la experiencia que tengo como psicóloga es bastante complicado auto tratarse y menos sin saber realmente por qué nos sentimos así.

Por último y como siempre queremos saber qué opináis sobre la autoestima nuestros lectores ¿consideráis que la autoestima es algo tan importante como decimos en el artículo de hoy? ¿consideráis que la psicología puede realmente ayudarnos a mejorarla? ¿habéis aprendido algo nuevo sobre la autoestima en el artículo de hoy?¡nos leemos!

Eva Torrego Treviño

One response to “¿Por qué me siento así? Conociendo el concepto de autoestima

  1. Seila dice:

    Estoy segura de que es lo más importante de la vida y lo que determina realmente tu felicidad.
    Identifico una autoestima baja en mí que estoy segura que influye en la toma de mis decisiones.
    Por supuesto la psicología ayuda a cambiarla y me gustaría poder hacerlo.
    Gracias por la entrada.

    ¡Saludos chicas!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s