No te preocupes más ¡aprende a relativizar!

En el artículo de hoy vamos a hablar de una de las cosas fundamentales en psicología, la relativización, es muy importante lograr aprender a relativizar por el bien de nuestra salud mental, es decir, darle a los problemas la importancia que realmente merecen no la que creemos que merecen. Esto que parece tan obvio es bastante complicado de conseguir y por eso en el artículo de hoy os daremos distintas formas de lograr bajar la gravedad de los problemas de nuestro día a día.

La palabra relativizar no significa dejar de darle importancia o querer ignorar la realidad. Etimológicamente, relativizar significa “poner en relación con otra cosa”, y eso es lo que vamos a hacer con esta técnica.

Si te paras a pensar seguro que hay muchos problemas que a diario te dan más de un quebradero de cabeza pero que luego no son tan graves o que en seguida se solucionan y no deberíamos habernos preocupado tanto… pues bien vamos a enseñaros una técnica, coged papel y bolígrafo y ¡adelante!

Lo primero que debemos hacer es escribir el pensamiento que nos está generando malestar de una determinada situación, por ejemplo “voy a volver a suspender las oposiciones un año más y quizá no logre aprobar nunca”

Ahora dibuja una línea en cuyos extremos esté escrito “muy mal/grave” y en el extremo opuesto “muy bien/nada grave” y en el punto intermedio entre ambos extremos escribiremos “neutro”, después debemos poner una marca en cómo nos hace sentir ese pensamiento a lo largo de la línea dibujada.

Ahora haremos una segunda línea debajo de la anterior, en un extremo pondremos lo que nos parezca más grave en el mundo, tipo “muerte de un familiar/estar muy mal de salud”, también pondremos el neutro a la mitad y en el otro extremo lo mejor que nos puede pasar por ejemplo “tener buena salud/ser millionari@”.

En este caso que hemos puesto de ejemplo tendremos que analizar la situación en perspectiva racional y en base a eso elegir donde poner la raya en esta segunda linea ¿no se puede ser feliz sin aprobar las oposiciones?¿no es algo que le ocurre a millones de personas en el mundo y siguen con sus vidas?¿no podrías dedicarte a otra cosa?¿no puedes volver a intentarlo acaso? Seguro que si nos hacemos laspreguntas racionales correctas pasaremos de ese “muy mal” de la primera linea a algo más cercano al neutro porque hemos visto que no es tan grave y que puede solucionarse, que hay alternativas.

Trucos para ayudarte a relativizar

Problemas del primer mundo: Aunque suene raro, si pensamos que nos ocurre algo grave porque se nos estropea el coche o no nos dan la semana de vacaciones que queremos, hecho que a veces nos puede afectar tenemos que pensar que realmente somos unos afortunados por tener estas preocupaciones y no otras como no tener para comer o pasar frío, verlo desde esta perspectiva podrá ayudarte a cambiar tu discurso.

¿Qué le dirías a un amigo con tu mismo problema?: Está demostrado que podemos ser mucho más racionales cuando los problemas son externos y no nos afectan directamente, piensa en lo que le dirías a un amigo o a un ser querido y ahí tendrás la respuesta de si realmente tiene que preocuparte y hasta qué punto, aplícate aquello que sabes que le vendría bien al resto.

Visualízate como si estuvieses bien una película u obra de teatro: Esto funciona por lo comentado en el punto anterior, si visualizas una escena con lo que te ha ocurrido pero pensando que es un actor o actriz la que la vive, te disocias y puedes ser más racional y objetivo ¿analizarías la situación igual en el actor/actriz que si fueses tú mism@? ¿cómo debería pensar el personaje en esta situación para no sentirse mal? ¡Ayúdale a racionalizar! ¿está exagerando?.

Piensa en cuando has estado enferm@: Cuando estamos malos todo lo demás deja de importarnos y pasa a un segundo plano ¿seguiría afectándote lo que te afecta ahora mismo si estuvieses realmente malo o con mucha fiebre o sin saber que te ocurre pero sintiéndote mal? Si la respuesta es negativa entonces tienes que disminuir la gravedad y por ende la preocupación del problema.

Utiliza tu memoria: Casi todos hemos experimentado momentos a lo largo de nuestra vida donde hemos vivido situaciones difíciles y aun así hemos salido adelante, compara lo que te está ocurriendo ahora con cosas que te han pasado en el pasado ¿son menos graves? Entonces no tienes de qué preocuparte ¿igual de graves? Ya sabes que podrás con ello.

¿Qué es lo peor que te podría pasar?: Esto es como lo que hemos hecho con las líneas, algunas cosas nos preocupan hasta que nos ocurren otras cosas que nos preocupan más, por ello argumentar qué podría ser peor puede ayudarnos, entendiendo que nos lo preguntamos no desde una perspectiva pesimista sino al revés, podría ser peor con lo cual esto no es tan grave.

Espero que hacer este ejercicio práctico os haya ayudado a relativizar y que lo pongáis en marcha en vuestro día a día, ahora como siempre queremos saber de vosotros ¿soléis relativizar?¿creéis que es útil aplicar esta herramienta? como siempre…¡nos leemos!

Eva Torrego Treviño 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s