Guía básica para entender qué significa ser Trans*

Estamos junio y eso significa que estamos en el mes del orgullo LGTBI+, que conmemora las revueltas de Stonewall de 1969 que fueron clave en la lucha por la igualdad de derechos. En Psicomienza queremos dedicar estos días a hablar acerca de la transexualidad (o transgenderism en inglés), ya que sabemos que es un término que puede generar confusión si no se conoce bien.

En primer lugar, por qué Trans* (sí, con el asterisco). Es un término paraguas que, como explica Lucas Platero (2014) en su libro, engloba las distintas identidades de género (como son trans, transexuales,  transgénero…), permitiendo que sea la persona la que elija el término que mejor se adapte a su experiencia.

En segundo lugar, qué es transexualidad. De manera básica, se puede definir como  la discordancia entre la identidad de género y el sexo biológico, que puede provocar (no siempre lo hace) malestar psicológico y disforia de género. Es decir, la transexualidad es el sentimiento de no pertenecer al sexo asignado al nacer. Qué no es la transexualidad: no es un capricho, no es una enfermedad, no es homosexualidad, no es travestismo (que se viste con la ropa de otro género sin implicaciones de identidad) ni tampoco es ser drag queens.

Qué es la disforia de género. Siguiendo la definición del Manual Diagnóstico de Trastornos Mentales (DSM-5, APA), la disforia de género es un malestar y rechazo persistente y clínicamente significativo hacia los caracteres sexuales primarios y secundarios. Sin embargo, esta definición para la comunidad trans* puede resultar algo arcaica y patologizante, ya que ser trans* no implica sentir disforia de género y tampoco debe considerarse como un trastorno mental. Más bien, se considera que el malestar de la persona trans* se agudiza por las presiones y las violencias sociales hacia lo que no se ajusta a las normas de sexo/género (transfobia). A veces los manuales diagnósticos tardan en adaptarse a la sociedad real, por ejemplo, hasta 1988 con la edición del DSM-III-R no se eliminó la homosexualidad como trastorno mental.

Para entender la transexualidad tenemos que tener claros tres conceptos básicos:

Sexo biológico: hace referencia al cuerpo, a los cromosomas y a los genitales.

Género: es un constructo social que se refiere a las conductas esperables según los roles establecidos socialmente para cada sexo. Es decir, se reintrepreta la biología según las normas sociales de la cultura en la que nos encontramos. El género tiene tres subcomponentes:

  • La asignación de género: se produce al nacer, según la apariencia externa de los genitales. Esto a veces trae complicaciones como en las condiciones intersexuales, como en niñas con insensibilidad a las hormonas masculinas, con cromosomas XY pero cuerpos anatómicamente feminizados (Robert Stoller, 1968).
  • Identidad de género: sentimientos y cogniciones de pertenencia a un sexo. Es decir, es la experiencia subjetiva y privada de sentirse como varón, mujer, ambos o ninguno.
  • Rol de género: es un proceso social que se construye y se aprende, por el cual se asignan conductas, sentimientos y cogniciones según el género (Garaizábal, 2003). Afortunadamente, cada vez se flexibilizan más estos roles y mientras que antes estaba mal visto que una niña jugase al fútbol o vistiera con pantalón, ahora está más normalizado. Sin embargo, que un niño juegue a las muñecas o se ponga falda todavía no se ve como “normal”.

Orientación sexual: no tiene nada que ver con el sexo ni con el género. Cuando hablamos de orientación sexual nos referimos a la persona hacia la que nos sentimos atraídos, siendo del mismo género se consideraría homosexualidad, siendo de otro género se consideraría heterosexualidad, siendo de ambos géneros se consideraría bisexualidad, etc. Es decir, una persona trans* puede ser hetero, gay, lesbiana, bisexual…

Además, es importante entender que estos conceptos no son binarios, sino que estamos ante un espectro en el que cualquier persona se puede situar en un punto del mismo. Por tanto, tenemos el espectro de identidad de género, en un extremo se podría poner a las personas transexuales y en el otro las cisexuales (personas que se sienten en concordancia con el sexo asignado). Tenemos también el espectro de género (Sandra Bem, 1974), dos continuos de mayor a menor feminidad y de mayor a menor masculinidad, independientes de la identidad varón o mujer. Así cada persona podía situarse en cualquier punto de ambos ejes, dando lugar a una mayor variabilidad de género como andrógino (muy femeninos y muy masculinos al tiempo), masculino, femenino, indiferenciado. Y por otro lado, tendríamos el espectro de orientación sexual, que abarca los conceptos mencionados anteriormente (homosexualidad, heterosexualidad, bisexualidad, etc.). Así, entendemos estas categorías flexibles como una escala de grises, y no simplemente en blanco o negro.

Como bien sabemos todos, el sexo de una persona afecta a una gran parte de la vida cotidiana, que va desde la manera en que nos vestimos, cómo nos tratan otras personas y hasta en algo tan básico como el documento de identificación legal. Por eso, la persona trans* puede necesitar modificaciones corporales (mediante hormonas o cirugías) para ser reconocida con el sexo sentido y sentirse bien, así como el cambio legal de sexo en sus documentos. Este proceso no se debe denominar “cambio de sexo” ya que no se trata de un capricho ni de una frivolidad estética, sino que estos tratamientos (muy duros y arriesgados para la persona) están destinados a reforzar el género sentido. Se conocían como “reasignación” de sexo o género, y más recientemente se han denominado “afirmación” de género.

Una pequeña aclaración de nomenclatura (Bordón y García, 2001): un hombre trans* es una persona que se siente varón a pesar de que su sexo asignado fuera femenino. Una mujer trans* es una persona cuya identidad de género es femenina (se siente mujer) a pesar de que su sexo biológico es masculino.

Ya para ir terminando, queríamos hablar de un tema muy importante para la comunidad trans, la despatologización de la variabilidad de género. La Asociación profesional Mundial para la Salud Transgénero (WPATH) declaró en 2010 que “la expresión de las características de género, incluidas las identidades, que no están asociadas de manera estereotipada con el sexo asignado al nacer, es un fenómeno humano común y culturalmente diverso que no debe ser juzgado como inherentemente patológico o negativo”.  La patologización de la transexualidad fue un avance en el momento histórico en el que se dio, ya que, gracias a ello, se redujo la concepción de las personas transexuales como caprichosas, pecaminosas e inmorales. Asimismo, permitió el reconocimiento de derechos sanitarios y el acceso a intervenciones tanto hormonales como quirúrgicas. También a nivel social fue un avance debido a la mayor aceptación en los círculos sociales y una reducción de la discriminación. Sin embargo, hoy en día, en nuestra sociedad aparentemente avanzada y tolerante, la patologización conlleva varios problemas como el efecto negativo en las personas con la etiqueta de “trastornadas” debido al estigma que existe respecto a la salud mental, la idea de que están enfermas y por tanto deben curarse (terapias de conversión, exorcismos, etc.), necesitar firmas de psiquiatras y psicólogos que avalen que no sufren un trastorno psicótico para acceder a tratamientos hormonales, y muchos otros inconvenientes.

Desde Psicomienza queremos dar visibilidad y voz a las personas trans* y queremos normalizar la variabilidad de género. Esperemos que si no conocíais mucho este tema os haya servido para informaros y haber aclarado algunos conceptos. No dudéis en preguntar y pedir aclaración de cualquier duda así como compartir vuestra experiencia.

Irene Marivela Palacios

Un comentario en “Guía básica para entender qué significa ser Trans*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s