Altruismo: es toda conducta voluntaria e intencional que tiene como objetivo reducir el malestar ajeno, sin importar las necesidades y/o seguridad propias. Se trata de conductas que se llevan a cabo sin tener en cuenta el posible beneficio o perjuicio propio que se obtiene al realizarlas.

Alucinación: se define como percepción que ocurre en ausencia de un estímulo real. Se trata de una alteración de la percepción y, por tanto, de los sentidos. Las alucinaciones pueden darse en todas las modalidades sensoriales, siendo más comunes las visuales y auditivas, y menos frecuentes (aunque no imposibles) las relacionadas con el sentido del tacto, olfato o gusto. La persona que las experimenta las considera como algo real sin poder ser controladas.

Anhedonia: se define como la incapacidad de sentir y experimentar placer, así como la pérdida del interés por las actividades que antes si nos lo generaban.

Las personas que presentan anhedonia suelen experimentar una profunda sensación de apatía y desgana que en muchas ocasiones suele ser síntoma de trastornos mentales como la depresión, aunque también hay personas que experimentan anhedonia sin necesidad de padecer trastorno mental alguno.

Apatía: Es una falta o reducción generalizada de los sentimientos, intereses y preocupaciones en una persona. Se trata de un estado de indiferencia, en el que estados como la motivación, la pasión o el entusiasmo prácticamente desaparecen de la vida del individuo. Los síntomas pueden ser de diversa índole: anímicos (tristeza, abatimiento, pesadumbre o incluso irritabilidad y sensación de vacío), conductuales (dificultad a la hora de hacer cosas, incapacidad para el disfrute, desmotivación ante cualquier cosa que anteriormente causaba placer e incluso ralentización de las respuestas motoras), cognitivos (la memoria, contenido del pensamiento, la atención y la capacidad de concentración puede llegar a resentirse drásticamente, incapacitando el desempeño de tareas cotidianas), físicos (aparecen problemas de sueño, pérdida de apetito y alteración del deseo sexual, molestias corporales difusas, dolores de cabeza o de otras partes del cuerpo, náuseas, vómitos…) y sociales (deterioro en las relaciones con los demás, sentimientos de rechazo y aislamiento).

Bipolaridad o trastorno bipolar: Es una afección mental en la cual una persona tiene cambios marcados o extremos en el estado de ánimo. En la mayoría de las personas con trastorno bipolar, no hay una causa clara para los períodos (episodios) de extrema felicidad y mucha actividad o energía (manías) o de depresión y baja actividad o energía (depresión). Los siguientes factores pueden desencadenar un episodio maníaco: Parto, medicamentos (antidepresivos o esteroides), dificultades para dormir (insomnio) y el consumo de drogas psicoactivas. Suele comenzar entre los 15 y los 25 años de edad y afecta igual a hombres que a mujeres.

Cognición: capacidad para obtener información del entorno (interno y externo), procesarla, interpretarla, darle significado e incorporar el conocimiento mediante las funciones mentales.Así, los procesos cognitivos son los procedimientos con los que opera la cognición, se llevan a cabo de manera (en mayor o menor medida) secuenciada para conseguir otro producto mental. Ejemplos de procesos cognitivos: percepción, atención, memoria, lenguaje, pensamiento…

Conductismo: Paradigma psicológico desarrollado fundamentalmente en Estados Unidos a partir de la obra de J. B. Watson que propuso redefinir la psicología como el estudio del comportamiento. El conductismo es un enfoque que se dedica al estudio científico de la conducta como resultado de la interacción entre organismos y entorno.

Delirios: son falsas creencias o ideas, aceptadas con absoluta convicción aunque no se sostengan con fundamentos lógicos. Se trata de un trastorno de alteración del pensamiento. Los delirios pueden ser interpretaciones erróneas de la realidad, basadas en un estímulo real que se distorsiona. Aunque se presenten pruebas lógicas que prueben la imposibilidad del delirio, la persona no es capaz de aceptarlas. Las ideas delirantes no se pueden mantener tampoco en el contexto socio-cultural de la persona. Es decir, si la persona es religiosa no consideraremos delirio que crea en su dios, pero sí se puede considerar delirio que la persona esté convencida de que es una reencarnación divina.

Delirium Tremens: Cuadro confusional agudo y potencialmente mortal derivado del cese brusco del consumo de alcohol en personas con dependencia a éste. Se trata de una de las formas de síndrome de abstinencia más graves y peligrosas. Son frecuentes las alteraciones del nivel de conciencia, alucinaciones visuales, estados febriles, convulsiones, estupor y labilidad emocional.

Difusión de la responsabilidad: Es un fenómeno que indica que cuanto mayor es el número testigos de un suceso que exige una acción de ayuda, mayores son las probabilidades de que las personas perciban que todos comparten la responsabilidad de ayudar. Por tanto, cuanto mayor es la cantidad de testigos en una situación de emergencia, menor es la responsabilidad que siente cada persona de participar, y menor la probabilidad de que cualquiera de esas personas preste ayuda. Fue acuñado por los psicólogos Bib. Latané y John Darley, en respuesta a la pasividad de los transeúntes en el asesinato de Kitty Genovese en Nueva York.

Distimia o trastorno depresivo persistente: Es un tipo de trastorno del estado de ánimo, donde la persona experimenta síntomas depresivos crónicos, de duración superior al año en el caso de niños y adolescentes, y a dos años en los adultos. Es un trastorno con síntomas leves o moderados y no tiene suficiente intensidad para ser considerado un trastorno depresivo mayor. Algunos de estos síntomas son: pérdida o aumento de apetito, insomnio, fatiga, baja autoestima, dificultades para concentrarse y sentimientos de desesperanza. Según el Estudio ESEMeD-España, la distimia es el tercer tipo de trastorno mental más frecuente en la población española (casi un 1,5% de los ciudadanos cada año) y afecta hasta cinco veces más a las mujeres que a los hombres.

Estereotipia: Las estereotipias son movimientos repetitivos, semiinvoluntarios, rítmicos (aunque no siempre), coordinados, no propositivos (no se realizan con un fin), estereotipados (que se repiten de forma idéntica), suprimibles con la distracción o con la iniciación de otra actividad, que no impiden la realización de una actividad motora pero que. en ocasiones, pueden interferir con las actividades normales si son muy frecuentes o resultar lesivos para el individuo (en casos graves asociados a otros déficits neurológicos).

Indefensión aprendida: Es un tecnicismo que habla sobre la condición de un ser humano o animal que ha aprendido a comportarse pasivamente ante situaciones aversivas o dolorosas, es decir, cuando se tiene la sensación subjetiva de no poder hacer nada para evitar determinada situación, como si no tuvieses el control.

Negación: Mecanismo de defensa por el que se rechazan aquellos aspectos de la realidad que se consideran desagradables. El individuo se enfrenta a conflictos emocionales y amenazas de origen interno o externo negándose a reconocer algunos aspectos dolorosos de la realidad externa o de las experiencias subjetivas que son manifiestos para los demás. El término negación psicótica se emplea cuando hay una total afectación de la capacidad para captar la realidad. Es una de las cinco fases del duelo aunque no todas las personas la experimenten.

Psicótico: es un adjetivo de carácter denigrante para hablar de una persona que tiene o padece un trastorno psicótico. Las categorías diagnósticas no se deben usar como adjetivo ya que la persona no es el trastorno que padece y además fomenta el estigma de las enfermedades mentales

Psicopatía / psicópata:

No confundir con psicopatología.

La psicopatía es un rasgo de personalidad que se considera innato (predisposición genética) caracterizado por la dificultad para general vínculos emocionales reales así como ausencia de culpa, de miedo a las represalias, de remordimientos y de moralidad. Se produce una “cosificación” de los demás, siendo de meras herramientas para obtener sus propios fines sin importar el daño que les puedan causar. Se rigen por sus normas, no por las de la sociedad (comportamiento antisocial) pero son capaces de adaptarse ya que sí conocen las normas sociales.

No todos los psicópatas son asesinos en serie, como nos hacen creer en las películas. La psicopatía (también trastorno antisocial de la personalidad) varía y puede ser más extrema o presentar solo ciertos rasgos. Aproximadamente el 3% de la población presenta rasgos y personalidad psicopática. Estas personas no-criminales suelen convertirse en profesionales de la política, la medicina, las fuerzas del orden, profesores, etc.

Algunos ejemplos de psicópatas: Hannibal Lecter (El silencio de los corderos), House, Dexter, Patrick Bateman (American Psycho), Anton Chigurh (No es país para viejos).

Psicopatología: disciplina que estudia los trastornos mentales, así como su naturaleza y causas.

Resiliencia: proceso o capacidad que incluye conductas, pensamientos y acciones para adaptarse a la adversidad, afrontarla de manera efectiva y recuperarse. La resiliencia se puede aprender y desarrollar aunque la mayoría de la gente presenta conductas de resiliencia en mayor o menor medida. Las personas resilientes se caracterizan por saber salir adelante y reconstruir sus vidas tras el sufrimiento.

Síndrome de Anton: se produce cuando una persona que padece ceguera cortical (pérdida de la visión debido a un daño en la corteza occipital) no es consciente y niega activamente sus déficits, actúa como si pudiera ver y trata de comportarse como si no existiera esa dificultad, lo cual en muchas ocasiones resulta en accidentes, torpeza, golpes, etc. Es frecuente que este síndrome curse con alucinaciones, pudiendo darse también en modalidad visual.

Sinestesia: percepción de un estímulo con un sentido no habitual o varios sentidos diferentes al mismo tiempo. Se debe a una activación anómala de áreas cerebrales que se activan simultáneamente a otras áreas adyacentes. Por ejemplo: escuchar un color, oler la música.

Sociopatía: comparte rasgos con la psicopatía dentro del trastorno antisocial de la personalidad. La diferencia reside en que los sociópatas “se hacen”, es decir, es resultado de factores ambientales y crianza negativa, normalmente cursa con abuso emocional y trauma infantil. El comportamiento es impulsivo y errático mientras que el psicópata planea, controla y trata de minimizar los riesgos hacia sí mismo.

Algunos ejemplos de sociópatas: el Jóker en Batman, Alex DeLarge (La Naranja Mecánica).

Somatizar: Es transformar problemas psíquicos en síntomas orgánicos de forma involuntaria. No hay que confundirlo con el Trastorno de Somatización que es cuando las personas muestran síntomas tales como dolor y malestar de diversa índole, que no tienen origen físico identificable, y lo hacen de forma recurrente e inexplicable lo que interfiere negativamente en su vida.

Trastorno Antisocial de la Personalidad: categoría diagnóstica de los manuales DSM-V y CIE-10 caracterizado por un patrón general dominante de desprecio y violación de los derechos de los demás que se presenta desde los 15 años e incluye características como: incumplimiento de las normas sociales respecto a los comportamientos legales, engaño, impulsividad, irritabilidad y agresividad, desatención imprudente de la seguridad, irresponsabilidad, ausencia de remordimiento, etc.

Trastorno psicótico: es un trastorno que conlleva la pérdida del contacto con la realidad. Las personas que lo sufren perciben la realidad alterada como cierta. Se caracteriza por la experimentación delirios y alucinaciones, así como una grave angustia, que en muchos casos conlleva aislamiento social. La esquizofrenia es un tipo de trastorno psicótico pero en muchas otras ocasiones se pueden sufrir síntomas psicóticos como en el trastorno bipolar, el abuso de sustancias, infecciones cerebrales, tumores, etc.